Caja Rural Central

Logo ruralvía

 Español
Buscador
Mapa Web

Entrevista a Manuel Ruiz Escudero, nuevo presidente de Caja Rural Central07/07/2016

“En Orihuela hace falta un poco más de iniciativa y sumar a la oferta comercial una oferta gastronómica y hotelera”

Caja Rural Central-entrevista Manuel Ruiz

Os dejamos con la entrevista que Manuel Ruiz concedió al periódico Activa-Orihuela el pasado 5 de Julio.

Pregunta. ¿Cómo ha recibido el cargo que deja Bascuñana?
-Respuesta: Lo asumo con toda la ilusión del mundo, afrontando este nuevo reto que la Asamblea y el Consejo han decidido para que la entidad siga avanzando como lo ha hecho en estos 28 años con Nicanor Bascuñana al frente. Ese es el objetivo, pero, sobre todo, prestando un servicio y resolviendo las necesidades de socios y clientes e intentando que crezca el tejido empresarial de las zonas de Alicante y Murcia, en las que estamos presentes.
-¿Cuál es su trayectoria en CRC?
-Desde 1979 hasta 2001 he sido director general de los Servicios Agrícolas, y en enero de 2001, el Consejo decidió que pasara a la dirección general de la entidad. Ya son 37 años los que llevo en CRC. Una etapa dilatada.
-CRC es un referente en Orihuela y comarca por su cercanía al ciudadano. ¿Apuesta por que siga siendo así?
-Para una caja rural, nuestro hecho diferencial más importante es la proximidad a nuestra zona. De hecho, tenemos varias oficinas en poblaciones donde solo estamos nosotros porque el resto del sistema financiero decidió abandonar.
Creo que esa cercanía es realmente lo que la gente valora. Quien vive en Torremendo necesita tener allí una entidad para cualquier necesidad que podamos ayudar a resolver. Eso es lo que queremos seguir aportando, una cercanía que la gente valora.
-En época de turbulencias económicas, ¿cuál es el secreto de la gestión de CRC para que siga con resultados positivos?
-Una entidad va bien por la suma de muchas cosas. Una es el compromiso y la entrega del equipo humano porque tiene una gran actitud de servicio. También porque CRC tiene muy diversificadas sus actividades y hemos llevado siempre una política de todo un poco y de nada demasiado. Hemos pasado la crisis inmobiliaria porque, aunque participamos en ese sector, lo hemos hecho de forma moderada y adecuada, centrándonos en nuestra zona de actuación y para quienes viven aquí, pero no en segunda vivienda para residentes de otros países. Ese no era nuestro negocio. Por eso, no nos empachamos como le ha ocurrido a otras entidades. Por otro lado, la entidad pertenece a una asociación de 29 cajas rurales, donde tenemos un grupo empresarial que nos ayuda a seguir diversificando más nuestras actividades y participando en todos los sectores de la economía a través de nuestras 73 sucursales en Alicante y Murcia. Además de esa actividad local, estamos participando como proveedores financieros de grandes empresas como El Corte Inglés, ACS, Telefónica…
-¿Cómo es ese apoyo al tejido empresarial local?
-Siempre hemos apoyado al tejido empresarial de la zona para que crezca. Cada vez que nos plantean un proyecto nuevo, lo estudiamos y apostamos por él con el objetivo de crear riqueza y trabajo por el bien de todos. Además del apoyo económico, también lo hacemos a través del Fondo de Obras Sociales- al que destinamos una cantidad importante para otras actuaciones dirigidas a las personas.
-Al comercio de Orihuela parece que le falta algo. ¿Le daría algún consejo para que sobresalga?
Ha sido siempre un comercio tradicional, y ahora sufre la competencia de los centros comerciales. Es un reto importante seguir manteniéndose, porque el concepto de compra ha cambiado y prima el ocio para toda la familia. Se tiene que adaptar a la estacionalidad de las compras como, por ejemplo, los periodos de rebajas. También debe ir hacia la especialización y tiene que innovar. No podemos esperar a que la gente venga a comprarnos, y tenemos que poner alternativas para acercar nuestra oferta al consumidor, sea con publicidad, con actividad comercial o con una gama de productos especializados.
Si no es así, lo tiene difícil. Se dice que en la calle Mayor las ventas están flojas, pero hay comercios especializados que sí venden.
-¿El rico patrimonio de Orihuela puede contribuir a esa mejora?
-Es algo que ayuda, pero no es la panacea. A eso hay que añadir una oferta gastronómica y hotelera que es muy necesaria como complemento. Hace falta un poco más de iniciativa y creatividad como se está haciendo en otras ciudades.
-¿Uno de esos añadidos puede venir con una parada del AVE?
El tren de alta velocidad ayuda mucho al impulso económico de una zona. Una parada del AVE en Orihuela haría que tuviésemos más visitas, por ejemplo culturales. Ayuda, pero por sí solo no resuelve nada si no sumamos otras iniciativas para conseguir ese impulso que Orihuela necesita.
-Mirando a Orihuela Costa como motor económico, ¿cree que nos afectará el Brexit?
Si llegara a culminar la salida del Reino Unido de la Unión Europea, el impacto se va a producir. Cuando su poder adquisitivo llegue a reducirse, nosotros lo vamos a notar. Pero no solo eso, porque en esta zona hay muchas empresas que su principal mercado es Reino Unido, y eso también tendría un impacto importante. Si se produce de forma progresiva habrá que buscar alternativas y finalmente puede que el impacto no sea tan negativo. Yo espero que el efecto se vaya diluyendo y sea poco traumático para nuestra zona. Nos iremos adaptando.
-¿Cree que las entidades financieras han propiciado la crisis vivida en los últimos años?
-Es una acusación gratuita que no comparto. No son los únicos culpables. Las entidades financieras han intentado poner recursos a disposición de la sociedad para que inicien actividades, pero si no han sido gestionadas de forma adecuada, habría que ver la responsabilidad de la entidad, pero también la de quienes han recibido esos recursos. También es cierto que en épocas de euforia económica todos perdemos un poco la noción de las cosas, que hay que medir con la cabeza muy fría. Las cosas que técnicamente no se hacen bien, acaban pasando factura.
-Los desahucios también han creado una imagen negativa. ¿Cómo ha actuado CRC ante estos casos?
-Hemos tratado esta problemática con toda la solidaridad posible. Dicen las plataformas antidesahucios que la entidad con mejor comportamiento social en estos casos ha sido CRC. Siempre hemos analizado la situación de cada familia y hemos buscado la solución para que siga en la vivienda, con un alquiler mínimo. No se trata de presumir, pero si puedo decir que esta entidad ha tenido y va a seguir teniendo un comportamiento social ejemplar. Ya hay mucha gente que puede decir que eso es así. También hay que evitar el populismo y la demagogia y buscar siempre soluciones a un caso de desahucio. Esa es la política de la entidad y la que el Consejo ha dicho que hay que seguir para apoyar a los vecinos de las zonas donde Caja Rural Central tiene su ámbito de cobertura.
-En esta etapa de uniones y absorciones bancarias, ¿qué papel ha jugado CRC para seguir siendo independiente?
-Pertenecemos al grupo Caja Rural y tenemos la proximidad de una entidad local y el apoyo de un grupo. Creo que es una fórmula adecuada. Voluntariamente nadie se fusiona y- si lo hace- es porque hay un problema de mayor o menor envergadura. Las fusiones tampoco resuelven todos los problemas y lo que realmente vale de una empresa o entidad es su modelo de negocio, su productividad y su equipo humano. Es más una cuestión de estrategia que de tamaño y nuestro modelo es un modelo de éxito.
-¿Se sienten amenazados por la banca ‘on line’?
-Tenemos una larga trayectoria con Ruralvía, que está considerada como la mejor banca a distancia de España, y nuestro centro de proceso de datos en Madrid dicen que es el mejor del mundo. Por lo tanto, además de los avances conseguidos, seguimos trabajando para impulsar la omnicanalidad en todo el grupo Caja Rural.